29 jun. 2009

Pequeñas anerdotas de una vida facultativa (III)

Psicología:
Primero, el 97% de los profesores universitarios de esta materia son psicólogos aún ejerciendo su profesión. Con lo que uno ya está casi preparado para ser psicologeado por su profesor, algo feo si lo hay.
De todas maneras, la profesora que tuve yo era bastante buena dentro de todo, la de prácticos. La de teóricos estaba de la terraza.
Igual vayamos por partes.
(No voy a caer en el chiste fácil de: "Como decia Jack el destripador -Insertar risa-". Ese sería el viejo Yo, si es que alguna vez existió un "Viejo Yo" y ahora existe un "Nuevo Yo", con lo que hubo un tiempo en el que existió un "Semi-usado Yo" lo que me hace sentirme cosificado y basta de irme por las ramas que no termino mas)

La de prácticos tenia un solo "defecto" por asi decirlo: El pelo.
Era imposible, pero IM-PO-SI-BLE mirarla a la cara y prestar atención a lo que decía sin desviar la mirada hacia la masa amorfa que tenía en la cabeza esa señora. Y no es que era de un color raro, era negro (Aunque una vez cayo con las puntas violetas), lo que llamaba la atención era que de un lado lo tenía peinado, recogido haciéndolo casi rapado, y del otro, le llegaba un poco mas allá del hombro. Es difícil de explicar, si pudiera escanear el dibujo que había hecho Juli de ella, lo entenderían mas. Y eso sin contar los anteojos de sol que usaba. LOS anteojos, algo así como... ¿Vieron el cantante de "La Mosca"? Bueno, de ese tamaño, pero perfectamente circulares. Nunca le ví los ojos a esa mina. ¡Ni se si tenía!
Aunque bueno, las clases eran bastante entretenidas, sacando que en vez de copiar en el pizarrón traia unos cuadros sinópticos hechos en afiches tamaño... Bueno, el tamaño de los afiches que uno hacía en la primaria cuando tenía que exponer algo. Con letra altura nominal 5 masomenos, y uno a veces ni siquiera sentándose en primera fila entendía que carajo decía ahí.

De la mina de las clases de teóricos no puedo decir mucho, porque fui a dos clases nomas. -Insertar ruido batería, remate de chiste-
En la primera dijo como se llamaba, aunque nunca entendí si era Eliza o Lisa o Melisa o Simona la Cacalisa. La cuestión es que dijo eso, y se fue por las nubes de una manera terrible. Empezó a hablar de pañales. Nunca entendí como se relaciona eso con Freud, pero al parecer existía dicha relación.
En una clase una compañera le preguntó algo sobre... No me acuerdo que. Y la señora profesora estuvo una hora hablando. Tampoco entendí la relación entre la pregunta y la respuesta, e incluso pense que no le había respondido, hasta que en un momento se paró en seco, miró a la alumna en cuestión y le preguntó "¿Entendiste?". A lo que dicha alumna, mas confundida aún, solo atinó a quedarse tiesa y decir "Eh... Si."
Igual después en la otra clase dijo "Miren que esta no es una clase obligatoria, se pasa lista en los prácticos, asi que el que no quiera venir, que no venga", en ese momento, medio aula se levantó y se fue. Yo me quede hasta fin de hora para ser educado, pero no volví mas.

2 comentarios:

  1. Y bueno cada profesor tiene sus cosas viste, igual a algunos por ser GENIOS le perdonamos todo.

    Muy buen blog, y redacción. Saludos.

    Rod

    ResponderEliminar
  2. así pue sí ¬¬

    ResponderEliminar