26 dic. 2013

Monólogos de una Vida Monogámica (V)

Narco-monólogo

El otro día, hablando con F. y C. en lugar de trabajar (como siempre, digamos), surgió un tema interesante: La relación pelo-pechoril y el grado de machitud que esto representa.
Ahí, con F., primero nos encontramos con una situación un poco particular, y es que C. nos dijo que no le gustan los hombres con pelo, lo que no tendría nada de raro o malo, si no fuese porque enseguida añadió que tampoco le gustan los hombres que se depilan, con lo que llegamos a una simple deducción de que tiene muy pocos hombres en la mira.
Todo esto, de igual manera, venía a colación de un amigo que tenemos con F, que tiene ciertos complejos en su vida, y uno de ellos, en su momento, fue la poca cantidad de vello corporal que tenía a sus, entonces, 20 años.
No es que era lampiño, pero… no, si, era lampiño. Casi-lampiño. 84% lampiño, ¿existe algo así?
Tenía 6 pelos (contados) en el pecho, y un número similar en barba y bigote.
Toda esa cuestión derivó en un debate acerca de la masculinidad y etcs, que no recuerdo, y yo, que tengo una capacidad de concentración similar a la de una mariposa amnésica en una casa de lámparas incandescentes, me fui con mi mente a otro lado, y pensé, casi automáticamente, en Machito Ponce*.

O sea, MACHITO, ¿entendés? Ya está, te dice como se llama** ¡y te gana cualquier discusión!
El es Machito, vos no. Punto.
A todo esto, hablar de Ponce me hizo acordar la vez que fui a la Bizarren acá cerca(?) hace unos años, donde justamente tocaba el señor Macho en cuestión (y Ráfaga). En ese momento, recuerdo ciertas cosas, como haber llegado y lo primero que haya visto al entrar sea a una enfermera de Silent Hill jugando al metegol con Mickey Mouse.
ESE tipo de cosas se ven en la Bizarren.
Eso y después, al salir Machito Ponce y que la música empiece, pensar “aahhh, ESTE es Machito Ponce, ¡que buena canción!” con la automática y consecuente movida de cabeza y dedos al ritmo musical del Argento-Centroamericano(?).
A la segunda canción ya estaba mirando el reloj y preguntándome a que hora largaban los lomitos.

Si, te dan LOMITOS. Tipo 4, 5 am.
Lomitos, ¿entendés?
Yo no fui por Machito Ponce, ni por Ráfaga, ni por la Bizarren.
Yo fui por los lomitos. Digamos que fue una cuestión:

Gente: - “¿Vamos a la Bizarren?”
Yo: - “Meh”
Gente: - “Hay lomitos”
Yo: - “¿Lomitos? ¿¿Dónde? GRAAAWRR”***

Y saqué al Hulk que hay en mí.
Lo cual me hace pensar que eso sería un excelente slogan para un cereal.
“Sacá el Hulk que hay en vos”. TOMÁ.
¿Qué tigre ni tigre? Yo no quiero ser un tigre. Ahora, si me decís que voy a ser Hulk, agarro viaje. Como un narco-modelo**** pero de cereal, ponele.
Por más que “ser Hulk”, signifique que el cereal tenga uno de esos pigmentos raros y, seguramente, hiper-tóxicos que le ponen a las cosas de los pibes y te tiñen la lengua de verde. Yo compro igual.
Lo que me lleva a pensar, ¿Por qué siendo pibes queremos comprar tantas cosas que nos tiñan la lengua? ¿Cuál es la gracia?
Obviamente mi primer pensamiento es con respecto al Boobaloo “semáforo” o algo así, y la publicidad alentando el sexo juvenil a partir de los 10 años (bueno, quizás no tanto, pero si los besos).
O sea, si mis primeras experiencias con el sexo opuesto hubiesen dependido del color aleatorio del que teñiría mi lengua un chicle, hubiese vivido, literalmente, comiendo chicle durante unos 4 o 5 años. ¿Dónde está la gracia de eso? Lo bueno era intentar hablar de cualquier cosa y quedar como un pelotudo.
Los pibes de ahora no conocen lo que es la humillación, no puede salir nada bueno de esta generación. He dicho.


*No voy a hacer referencia a la cuestión de haber nacido en WILDE y tener que fingir un acento caribeño para que te tomen un poquito en serio en el ambiente musical, eso quedará para otra historia.

** Ni hablar del hecho de tener que cambiarte de nombre para aumentar tus rasgos “caribeños”.

*** No puedo creer que haya escrito las palabras “Machito Ponce”, “Bizarren”, “Boobaloo” y “GRAAAAWRR” en una misma entrada.

**** A todo esto, y siempre dentro de las reflexiones expansivas mentales que pueden venir a mi en momentos de escritura madrugal-pseudo-estupefaciéntica (digo pseudo porque no hay ni chances, lo más cerca que estuve de estupefaciarme(?) fue durante mi mini-adicción al café en cierto grado de mi carrera universitaria), no sé porque siempre flasheé pensé que agregarle la palabra “Narco” al principio de cualquier profesión le da cierto “status”. No me pregunten “status” de que, porque no lo sé, pero suena como... “Ok”. El sumum de la profesión. Y lo interesante es que tranquilamente puede ir con CUALQUIER profesión. O sea, Narco-Ingeniero (TOMÁ), narco-verdulero, narco-traficante(?), narco-publicista, narco-taxista, narco-dentista, narco-vendedorambulante, narco-reparadordecascosyrotoresdebarcosantiguos y así ad infinitum.



PD actual (26/12): Esta entrada estaba dispuesta a ser publicada hará 2 o 3 semanas como tarde, pero varias cosas me llevaron a posponerlo, así que ¡felices fiestas para los que lean! (Para los que no lean también).

16 comentarios:

  1. Puedo hacer un comentario sobre cada párrafo que escribiste pero lo resumo todo en: yo también tengo esa ciclotimia de no gustarme el pelo en pecho pero tampoco ver a un chabon afeitandoselo, es medio de... amanerado. Y siempre cuelgo en ir a la Bizarren cuando enrealidad solo quiero ir por eso de que se llama Bizarren.

    Felices fiestas para usted también, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que es más común de lo que parece.
      No me genera mucha confianza que no les gusten los pelo-pechoriles onda Chuck Norris por ejemplo. Pero me deja tranquilo que tampoco les gusten los depiladores. Algo es algo.

      El nombre "bizarren" ya te da la pauta de lo que es. Es genial.
      Y hacen lomitos, ¿entendes?
      ¡LOMITOS!
      Saludos.

      Pd: Felices fiestas también.

      Eliminar
  2. JAJAJAJAJAJA me mata como la cabeza te lleva a otras cosas!
    saludos genio!
    yposta creo q todas las mujeres tenemos esos mambos con lo del pelo en el hombree

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como un concatenamiento de cosas que poco tienen que ver. No sé,me gusta dejar fluír.
      ¿suena mal eso o yo soy mal pensado?
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. El tipo completamente lampiño me genera desconfianza. Lo mismo las mujeres que no comen chocolate. Pero ese es otro asunto... en fin, vello, sí; sweater, no.


    Feliz año nuevo.
    PD: coincido con el comentario anterior sobre cómo saltás de un tema al otro de forma tan ordenadamente random.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido en lo de los homb... ¿¡NO COMEN CHOCOLATE!? ¿cómo Dior permite que exista algo así?
      O sea, si me decís que es por alergia o algo as... NO PUEDEN NO COMER CHOCOLATE.

      Feliz año nue... NO PUEDEN NO COMER CHOCOLATE. HAY QUE PRENDERLAS FUEGO.

      Eliminar
  4. al igual que Subu tendría algo que comentar de cada párrafo. a ver qué sale.
    primero y principal, un hombre sin pelos NO es un hombre. sorry, gentes, las mujeres también tenemos exigencias, bastante nos rompen las pelotas con "culo y tetas". y mirá qué poco exigentes que hasta exigimos que tengan pelos. eh. bah, tampoco un pullover, eso si es asqueroso.
    2 "short dick man" ALTO tema de machito ponce.
    3 con respecto a las lenguas coloreteadas, me vino a la cabeza los tatujes rebeldes de los chicles, los juguetes chinos tóxicos y que sí se podía salir a la calle tranquilo siendo un pebete.
    4 qué ganas de un pebete. feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok, vamos por partes, diría Jack el destripador (http://instantrimshot.com)

      1. Concuerdo. Me estoy sintiendo feliz de ser un término medio.
      Yo a las mujeres le miro la personalidad.
      (?)
      2. Lo busqué. Cuando tenés razón tenés razón. Igual eso no cambia mi opinión acerca del argento-centroamericano.
      3. ¡Los falsos tatuajes! Que genialidad era eso. Si, bueno, eran otras épocas también. Ibas a un kiosco con 1 peso y te llevabas un huevo Kinder o 20 Flynn Paff.
      4. Pelé está de acuerdo con vos.
      ¡Feliz año nuevo!

      Eliminar
  5. Me causó mucha gracia lo de las narco-profesiones. Personalmente, remitiendome a mi mas tierna infancia (y puedo opinar porque soy de mediados del noventa) el gusto por pintarme la lengua era el mismo por disfrazarme o pintarme la cara: era lo mas cercano que iba a estar de ser un mutante, un alienigena o cualquier cosa menos yo.
    Muy divertida la entrada, saludos con lengua pintada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía más, pero se entendió el punto.
      Mmm, nunca lo pensé de ese modo. Igual es completamente diferente a lo de ahora.
      Ahora es comprar un chicle para querer que te salga la lengua verde y así darle un beso a la piba que te gusta, más azaroso no podría ser. Los odio, Boobaloo, sepánlo.
      Gracias, saludos para vos también.

      Eliminar
  6. Ay. Fue demasiado bueno este post. Tanto que lo compartí en mi fb.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!

      Pd: Quiero ver eso.

      Eliminar
  7. AJAJ simplemente geniaaaaaaaaaaaaaaaal

    /tricicloprestado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!

      Colgué con la respuesta un poquito me parece.

      Eliminar
  8. Muy bueno!! Aguanten los lomitos!

    Saludos!
    Parado en el Abismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adhiero 100% a tu comentario.

      Especialmente la parte de "muy bueno".
      ¡Saludos!

      Eliminar